Si tienes la necesidad de comprar un andador para atender las necesidades de un miembro de la familia con movilidad reducida o de un anciano dentro del grupo familiar, te ayudamos a tomar la decisión más acertada.

Te presentamos los tipos de andador de adulto y las ventajas que representa escoger el andador correcto.

Función principal de un andador de adultos

 Los andadores se emplean principalmente como apoyo para las personas adultas o ancianos que presentan algún problema físico para desplazarse por su cuenta.

Ya sea por falta de equilibrio, efecto de una caída o de una operación, al momento de comprar un andador es necesario tomar en cuenta ciertos aspectos esenciales:

  • Si es un andador de adulto, o para un anciano, es importante considerar donde será empleado el equipo.
  • Tipo de limitación que muestre el paciente.
  • Las características físicas del paciente, no solo su altura, sino su peso y habilidades.
  • El material de fabricación, su tamaño, la presencia de accesorios funcionales y otras propiedades, que generalmente están relacionadas al precio que estamos dispuestos a pagar, son otros de los aspectos a tomar en consideración.

Ciertamente, la seguridad de nuestros seres queridos es un aspecto que no tiene precio cuando escoger un modelo de andador se trata.

El andador articulado, a pesar de las ventajas que pueda tener en el desplazamiento de un adulto con limitaciones o un anciano, puede presentar problemas al momento de maniobrarlo.

En este caso la selección de un andador más sencillo pudiera ser la solución. Sobre todas las cosas, al momento de comprar un andador, este debe ser cómodo.

Tipos de andadores

Aunque parecen muchos los tipos de andadores en el mercado, se puede hablar de dos clasificaciones fundamentales que toman en cuenta si el andador tiene rueda, o no, y donde se empleará el equipo (en exteriores o de uso doméstico).

En términos generales, un andador de adulto puede clasificarse como:

Andadores Simple

Los andadores fijos no poseen ruedas, son ligeros y ocupan menos espacio. Se recomiendan para el uso en el hogar por las facilidades en su desplazamiento.

Requiere poco aprendizaje y práctica para su uso. Estos a su vez pueden ser articulados o inmóviles y pueden presentar un punto de apoyo para ayudar en la incorporación de los pacientes, en el caso de estar sentados o en el baño.

En un andador articulado, cada lado del aparato es independiente del otro, gracias a las articulaciones que presenta y que hacen posible avanzar hacia los lados lado.

Andadores con Ruedas

Los andadores con ruedas pueden presentar dos, tres, hasta cuatro ruedas, dependiendo del impedimento de movilidad y son recomendados para actividades en exteriores.

Generalmente cuentan con un asiento que facilita el descanso del paciente. Además, permite la adopción de accesorios, como cestas o bolsas, para facilitar el traslado de mercancía.

Desde el punto de vista funcional, este tipo de andadores requiere el manejo de ciertas destrezas y prácticas para el normal desenvolvimiento de una persona sola.