Los achaques propios de la edad son un obstáculo por el que cualquier persona tarde o temprano tendrá que pasar.

Existen ciertos elementos ortopédicos que nos harán sufrir menos estas dolencias de origen traumático debido al desgaste físico.

Es por ello que aquí os proponemos una serie de artículos imprescindibles para gozar de una vida más plena.

1. Silla de Ruedas

Tan socorrida y popular la silla de ruedas. Es un elemento imprescindible para aquellas personas de movilidad reducida y/o con alguna dolencia como la artritis, tan común cuando se llega a ciertas edades.

Una silla de ruedas no solamente ofrece un punto de apoyo facilitando el desplazamiento, también evita que el desgaste articular se prolongue, por lo que además de ser un método paliativo frenará el avance de nuestra dolencia.

2. Grúa para Mayores

El cuidado de los mayores es fundamental en cualquier franja de edad. Es preciso que prestemos mucha atención a nuestros ancianos.

Las dificultades para caminar debido al paso de los años constituyen una de las principales razones de semi incapacidad de muchas personas mayores.

Usar unas buena grúa para mayores aliviará los puntos de carga y mejorarán enormemente nuestra calidad de vida.

3. Fajas

El dolor lumbar es una de las principales razones por la que las personas acuden a atención primaria.

Al igual que el dolor de pies es algo que puede ocurrir en cualquier momento de nuestra vida, pero especialmente en la tercera edad, sobre todo si hemos tenido un trabajo muy físico, o por el contrario nos hemos visto obligados a pasar muchas horas sentado.

Una buena fijación lumbar no sólo evitará los dolores traumáticos, sino que además facilitará los movimientos que antes nos resultaban imposible por provocar un dolor agudo.

4. Andadores

Cuando nuestras capacidades motoras desgraciadamente están ya muy mermadas no debemos resignarnos a la incapacidad.

Es bien sabido que incluso cuando alcanzamos ciertas edades nuestra movilidad puede mejorar si optamos por un estilo de vida saludable, que consiste en una buena alimentación y mantenernos en constante movimiento.

Los andadores pueden devolvernos la vitalidad que habíamos perdido. Atendiendo a las necesidades específicas de cada persona puede usarse de forma habitual o puntual, cuando nos veamos aquejados.

En cualquier caso, es un elemento imprescindible en el cuidado de personas mayores.

5. Colchones

Al igual que no debemos descuidar nuestro descanso desde que nacemos, esto no iba a ser menos cuando nos hacemos mayores. Es vital que nuestro descanso sea lo más placentero y cómodo posible para poder afrontar el día con la máxima energía.

Un buen descanso está íntimamente relacionado con la felicidad, como así confirman muchos estudios. Es por ello que debemos optar por colchones que se adapten a nuestra columna vertebral, hipoalergénicos, ya que especialmente cuando nos hacemos mayores somos más sensibles a infecciones respiratorias.