Un colchón antiescaras es un elemento de descanso imprescindible en la habitación de cualquier persona mayor o joven que tenga problemas de movilidad.

Esto se debe a que reparten mejor el peso del cuero y evitan que se produzcan puntos de presión que puedan generar esas temidas lesiones cutáneas llamadas escaras.

¿Qué es un colchón antiescaras?

Un colchón antiescaras, sin importar si está fabricado en látex, espuma viscoelástica o cualquier otro material similar, es un colchón especialmente pensado para todas aquellas personas que, por culpa de una enfermedad o lesión, se ven postrados en la cama durante un largo período de tiempo.

También hay colchones de aire antiescaras e, incluso, otros cuyo relleno es de agua. Poseen formas especiales que, por un lado, se adaptan al contorno de la anatomía del paciente y, por otro, se encargan de repartir el peso corporal del individuo con el objetivo de impedir que se produzcan puntos de presión.

Estos, con el paso del tiempo, dan lugar a la aparición de úlceras en la piel, las cuales pueden infectarse y ocasionar graves problemas de salud en la persona impedida.

Además, este tipo de colchones están pensados para facilitar el descanso del sujeto en cualquier posición y para ayudar al asistente a cambiarlo de postura cuando sea necesario.

Por lo general, están diseñados para ser colocados en camas reclinables, por lo que son especialmente flexibles.

¿Para qué sirve un colchón de aire antiescaras?

Los colchones antiescaras no solo tienen la capacidad de impedir que se produzcan las temidas escaras.

Además, si estas ya han hecho acto de presencia en la piel del paciente, ayudan a sanarlas más rápidamente con el tratamiento adecuado. De igual modo, también previene la aparición de otras nuevas mediante una clara mejora en la circulación sanguínea del sujeto.

De hecho, esta característica es responsable de una mejora en su movilidad total y, sobre todo, en el caso de las extremidades. Por su parte, otro beneficio de estos colchones es que se pueden adaptar a cualquier tipo de cama.

Por otro lado, si buscamos de un colchón antiescaras el precio, nos damos cuenta rápidamente de que no son tan caros. De hecho, los modelos más sencillos rondan los 100 €, mientras que los más caros y de más alta gama no suelen llegar a los 400 €. Esto, teniendo en cuenta el bienestar y la mejora de la calidad de vida que proporcionan al paciente, hace que se trate de una inversión que merece, y mucho, la pena.

En definitiva, un colchón antiescaras es un elemento imprescindible si queremos evitar que ese ser querido que, por motivos de salud, se encuentra postrado en la cama pueda llevar una vida más sencilla y con menos dolor.

Descubre los mejores artículos para el descanso de mayores en nuestra tienda online.