Las grúas para enfermos cumplen una función importante en la transferencia, elevación, traslado y movilización de pacientes con limitaciones en sus movimientos.

Las grúas eléctricas facilitan estas funciones agregando precisión en la movilización. Revisaremos los tipos de grúas para ancianos y enfermos existentes en el mercado, así como los beneficios que su empleo representan.

Tipos de grúas para pacientes

Las grúas ortopédicas están diseñadas con la finalidad de elevar a los pacientes, desde una posición sentada o tumbadas, con el fin de vestirlas, asearlas o trasladarlas hasta otro lugar. Las grúas para enfermos en situación de inmovilidad pueden dividirse en tres tipos básicos:

  • Grúas ortopédicas de elevación y traslado. Estas a su vez pueden ser móviles, para facilitar el traslado de las personas, o permitir la elevación y traslado de una persona en situación de inmovilidad. También pueden ser de techo fijo o móviles,las cuales permanecen sobre la cama, facilitando la elevación de los pacientes y su movilización o traslado posterior.
  • Grúas ortopédicas de bipedestación: representa un soporte esencial para el apoyo de las funciones fundamentales de las personas. Facilita el aseo y el movimiento hacia el baño a los pacientes en situación de inmovilidad.
  • Proporciona una plataforma para el apoyo de los pie y un arnés para suspender al paciente. Se emplea en el proceso de vestir, para el cambio de pañales, uso del baño, entrar o salir del coche y traslados múltiple.
  • Grúas ortopédicas especiales para uso en piscinas y bañeras: debido a sus características puede constar de un brazo fijo, o móvil, facilitando el acceso del enfermo inmovilizado al baño o la piscina. El mecanismo permite retirar al paciente posteriormente , con seguridad.

¿Cómo operar las grúas eléctricas para ancianos y enfermos?

El empleo de la grúa nos permite evitar el maltrato del paciente y el cuidador en el proceso de realizar todas las tareas diarias que involucran la terapia, aseo o alimentación.

Una sola persona entrenada es capaz de manejar las diversas situaciones con el apoyo de una grúa para enfermos.

La operación segura de una grúa eléctrica requiere:

  • Asegurar el arnés a las piernas y brazos del paciente, verificando el ajuste de las correas ya que el único elemento que soportará el peso de la persona. La forma del arnés puede variar dependiendo del tipo de función principal que se requiera realizar.
  • Asegurar las tiras del arnés a la grúa y a través del mando subir suavemente al paciente para preparar el movimiento siguiente.
  • El paciente izado puede ser movilizado hasta la silla de rueda, o al baño para iniciar el aseo. Una vez en el sitio final, a través del mando se puede bajar al paciente y soltar el arnés..
  • Volver al paciente a la posición inicial implica la revisión del arnés y su agarre a los mecanismos de la grúa.

El proceso deberá ajustarse al tipo de sistema presente, las características inmovilizantes del paciente y el alcance de las funciones pendientes por ejecutar.